Es habitual que al inicio de una contratación existan dudas, de hecho, una de las más habituales es la referente al derecho a vacaciones en el contrato de formación y aprendizaje.

Disfrutar de las vacaciones es una de las prioridades que tenemos la mayoría de las personas. Tener tiempo para uno mismo, para desconectar y para salir de las rutinas, a parte de reducir los niveles de estrés, aumenta la productividad del trabajador y hace que éste esté más a gusto desarrollando sus tareas. El descanso se convierte, por tanto, en una necesidad.

La respuesta es que sí, de la misma manera que el resto de modalidades contractuales, en los contratos para la formación y el aprendizaje existe el derecho al descanso. Para conocer con certeza cuantos días nos corresponden debemos tener en cuenta, sobretodo, dos normas que rigen las condiciones laborales en la actualidad:

 

¿Qué dice el estatuto de los trabajadores sobre el contrato de formación y aprendizaje?

 
El Estatuto de los trabajadores es la norma laboral básica por la que se rige el derecho laboral en España. En él se regulan los derechos y los deberes de los trabajadores y, entre muchas otras cosas, las vacaciones. En el artículo 38 se indica que, bajo ningún concepto, el periodo vacacional anual podrá ser inferior a treinta días naturales; ni tampoco podrá ser sustituido por compensación económica. Esto quiere decir, que el empresario nunca podrá obligar al trabajador a no disfrutar de su descanso por dinero.

No obstante, puede ocurrir que el contrato de formación finalice antes de que el trabajador haya disfrutado de las vacaciones. En este caso, y como ocurre en cualquier otra modalidad contractual, se tendrá derecho a recibir una compensación salarial proporcional a los días de vacaciones que no se hayan disfrutado y se incluirá dentro del finiquito.

 

Los convenios colectivos

El Estatuto de los Trabajadores es una regulación de mínimos, es decir, establece los límites que deben cumplir los empresarios a la hora de desarrollar contratos de trabajo. En este sentido, los convenios colectivos solo pueden mejorar la situación. Es por ello, que las vacaciones se regirán, preferentemente, por lo pactado o regulado al respecto en el convenio colectivo o en el propio contrato individual de trabajo, sin contradecir lo que marca la Ley.

 

¿Cómo se organizan las vacaciones con el contrato de formación y aprendizaje?

 
Según lo previsto en la norma, las vacaciones a las que una persona con contrato para la formación y aprendizaje tiene derecho, son exactamente las mismas que en cualquier otro tipo de contrato. Esta modalidad no está sujeta a ninguna situación excepcional o imposición en lo que a vacaciones se refiere, si no más bien todo lo contrario, se cuenta con estos trabajadores como con el resto de empleados.

En el apartado 3 del artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores, el calendario de las vacaciones, se fijará en cada empresa y el trabajador conocerá las fechas que le correspondan dos meses antes, al menos, del comienzo del disfrute.

Ejemplo período vacaciones con el contrato de formación y aprendizaje:
Un trabajador de cualquier familia profesional contratado en formación durante el período de un año tendrá derecho a disfrutar de 30 días naturales de vacaciones.

Si deseas saber más información sobre esta modalidad contractual o tienes dudas, te contamos todo con detalle en nuestro post sobre contratos de formación.
 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies