La principal función del proceso de Onboarding es que el nuevo empleado se sienta cómodo y parte de empresa, y que éste pueda identificarse con los valores y la misión de la organización.

De esta manera, se evita que todo el esfuerzo que se invierte en el proceso de selección se diluya.

El 25% de los nuevos empleados que contrata una empresa dejan su nuevo puesto de trabajo durante los primeros 60 días. Es una realidad.

Quizás el momento más delicado en la vida laboral sea justamente iniciarse en un nuevo puesto de trabajo.

Y es aquí donde entra en juego el Onboarding, el proceso por el cual se integra de forma adecuada y efectiva a los nuevos trabajadores, y que hará que con seguridad este porcentaje se reduzca a más de la mitad.

Algunos lo confunden con la tradicional inducción corporativa.

Pero el Onboarding implica un proceso más amplio, que inicia incluso mucho antes del primer día de trabajo.

Incluye el propio momento de la firma del contrato y de la tramitación de los documentos de ingreso, la explicación detallada de los aspectos más relevantes del convenio y los beneficios a los que el trabajador puede acceder, así como el acercamiento a la filosofía y los valores de la empresa, el funcionamiento de la cultura organizacional, sin dejar de lado aspectos muy cotidianos como la disposición del espacio físico y el código de vestimenta, por ejemplo.

La base del proceso de Onboarding es justamente la retención del talento, algo que debe ponerse en práctica desde el primer momento.

Ello se logra justamente al proporcionar al nuevo trabajador la formación y las herramientas imprescindibles para llevar a cabo su labor de la forma más adecuada y confortable posible.

Proceso de Onboarding FO&CO Consultores

¿Qué debe incluir el proceso de Onboarding?

La diferencia entre los procesos de inducción y el Onboarding es que los primeros son de una sola vía e informativos.

En el Onboarding, la integración de un empleado supone un proceso de retroalimentación.

El nuevo trabajador llega a la organización con más preguntas e inquietudes que respuestas, y la clave para lograr su integración en el menor tiempo posible es escucharle.

De esta forma, la empresa tiene la valiosa oportunidad de desmontar paradigmas o mitos sobre su funcionamiento o reputación.

Además, podrá aclarar las dudas existentes, compartir su mensaje institucional y ofrecer al nuevo empleado el acompañamiento cercano que requiere.

Para que un proceso de Onboarding sea exitoso, es importante centrarse en tres aspectos fundamentales:

  1. En primer lugar, un plan adaptado a los objetivos del área de la organización en la que ingresará el nuevo trabajador.
  2. Una agenda de incorporación y de trabajo que posibilite una adaptación progresiva del nuevo empleado, y
  3. Por último, efectuar el seguimiento del proceso de incorporación para asegurar que se realiza de acuerdo al plan.

Tener un plan o una estrategia, como en casi todo, tendrá muchas ventajas tanto para los nuevos ingresos como para la empresa.

Al recibir la formación e información que requieren y el recibimiento adecuado, el nivel de compromiso y el sentido de responsabilidad de los nuevos trabajadores aumentará, así como su productividad.

ESTO TAMBIÉN TENDRÁ EFECTOS BENEFICIOSOS PARA EL RESTO DE LA PLANTILLA.

De esta manera, los trabajadores se sentirán orgullosos de la organización en la que trabajan, se esforzarán por el logro de sus objetivos y se consolidarán como embajadores de su marca.

Ahora estamos claros en que el proceso de Onboarding nada tiene que ver con proyectar una serie de aburridas diapositivas institucionales.

Hay muchas maneras de hacer sentir a los trabajadores recién llegados como en casa,

Desde una dinámica de bienvenida con los compañeros de trabajo y una reunión con el supervisor, hasta la oportunidad de realizar una sesión de integración de equipo de trabajo o jornada de bienvenida.

Además. actualmente con el uso de las nuevas tecnologías es importante contemplar el uso de las redes sociales y apps en este importante proceso, a través de técnicas de gamificación y estrategias 2.0 para la retención del retener al talento.

Proceso de Onboarding empresarial

La importancia del proceso de Onboarding

Algo que debemos tener en cuenta acerca del proceso de Onboarding es que una vez que la persona empieza a trabajar, este proceso debe continuar a fin de proporcionarle el acompañamiento y sostenimiento necesario.

Algunos expertos señalan incluso que el Onboarding debe llevarse a cabo durante el primer año en la organización.

Podemos considerar que el Onboarding ha cumplido sus objetivos cuando el nuevo trabajador:

  • Posee un buen conocimiento sobre el negocio y la empresa.
  • Un acercamiento adecuado a la cultura organizacional y la familiarización con las herramientas y el funcionamiento de su puesto de trabajo.

A continuación, señalamos las principales ventajas que obtiene una empresa cuando se anima a incorporar a su funcionamiento el proceso de Onboarding:

ACORTA EL PROCESO DE INTEGRACIÓN.

El proceso de Onboarding disminuye de forma considerable el tiempo de integración del nuevo empleado.

En promedio una persona tarda desde dos semanas a dos meses en efectuar sus labores de forma regular y con soltura en su nuevo puesto de trabajo.

El Onboarding ayuda a reducir este lapso.

DISMINUYE EL RIESGO DE ABANDONO DEL PUESTO DE TRABAJO.

Los primeros tres meses son el momento de mayor riesgo de deserción en los nuevos puestos de trabajo.

El desarrollo de un buen proceso de Onboarding previene este abandono prematuro.

AUMENTA LA EFICIENCIA EN EL TRABAJO.

Todo nuevo puesto de trabajo supone una curva de aprendizaje.

El proceso de Onboarding facilita remontarla de la mejor forma posible pues anticipa las necesidades de los nuevos empleados, en vez de asumir que éstos aprenderán con base en sus errores o en las inquietudes que se les vaya presentando.

OFRECE ACOMPAÑAMIENTO AL NUEVO EMPLEADO.

La inseguridad y el nerviosismo son dos emociones muy presentes en los empleados que se inician en una nueva empresa o puesto de trabajo.

En su mayoría, las personas suelen sentirse perdidas y no cuentan con personas en las que apoyarse.

El proceso de Onboarding disminuye estas sensaciones al permitir que el nuevo empleado se relacione desde el inicio con contactos clave en la organización que escucharán y canalizarán sus inquietudes.

 

Conoce más acerca del proceso de Onboarding consultando el siguiente post:

 

Onboarding: la bienvenida a una nueva aventura organizacional

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Nos gusta recibir vuestras opiniones, no dejes de compartir 😉

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Te ha parecido interesante? No dejes de compartirlo ;-)