El crédito para cursos bonificados caduca anualmente. Las empresas de menos de 50 empleados pueden acumularlo.

En base a los últimos datos recogidos por nuestro análisis de mercado anual, alrededor de un 70% de las empresas no llegan a utilizar el crédito destinado a formación en su totalidad. España es un país donde el 98% del tejido empresarial está formado por pymes, empresas de menos de 50 empleados con una facturación de menos de 2 millones de euros. Aunque su facturación sea menor, las pymes representan alrededor de un 65% del PIB del país y generan el 66% de los puestos de empleo.

Por sus características, infraestructura y recursos humanos, las empresas pequeñas no tienen una conciencia establecida de la importancia de la formación continua de los trabajadores, en la mayoría de las ocasiones acaban el año sin haber utilizado el crédito disponible para la formación.

Esta situación, tiene diversas perspectivas y puntos de vista, no obstante, el hecho de que la supervivencia de las empresas erradica en tener un equipo actualizado y formado, es algo que todos coincidimos. La empresa del futuro deberá adaptarse a los cambios tecnológicos y contar con trabajadores especializados si quiere seguir manteniendo su cuota de mercado y aumento previsión ventas anuales.

Por este motivo, a nivel legal desde el ministerio de empleo y desde FUNDAE, se han establecido regulaciones que favorezcan a la empresa pequeña, entre ellas, el hecho de que puedan acumular el crédito anual destinado a formación si no lo han usado. Para poder hacer efectiva esa reserva de crédito, las empresas deben comunicar expresamente esa intención de guardar el crédito a FUNDAE durante los primeros meses del año.

Hay que destacar, que el hecho de que las empresas dispongan de un crédito anual destinado a cursos formativos son medidas que se han establecido con aras de mejora de la productividad del sector empresarial del país. Por ello, recomendamos que al inicio de cada ejercicio, teniendo en cuenta los objetivos anuales a alcanzar, las empresas hagan una previsión de la formación a llevar a cabo y revisen los catálogos de formación bonificada, para así asegurarse que van a aprovechar este recurso, ya que el crédito destinado a cursos debe consumirse en el ejercicio; si se pasa este plazo, se pierde.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies