Sin duda, cuidar a personas mayores es una de las experiencias más satisfactorias.

Tanto si se trata de personas mayores que viven en su hogar como si se encuentran en un centro,

LA CLAVE PARA SU CUIDADO se encuentra en aprender más sobre lo que ellos realmente necesitan.

Pero como hemos señalado en post anteriores, también se trata de una actividad que puede resultar estresante y agotadora.

En especial si no se está preparado para ello.

 

Más aprendizaje es sinónimo de ser un mejor cuidador

Cuidar a otra persona, en especial si se trata de cuidar a personas mayores implica una gran responsabilidad.

Por ello resulta tan importante que quien se encargue de su cuidado sea una persona realmente preparada para asumir esa demandante pero maravillosa labor.

La persona encargada de cuidar a personas mayores debe ser un auténtico profesional de la paciencia y el cariño

Deberá prestar a la persona necesitada de la atención que requiere y facilite su bienestar físico, mental y social.

Claves para cuidar a personas mayores

 

Las claves para cuidar a personas mayores

 

1. Conoce sus verdaderas necesidades

La escucha activa y la observación atenta serán nuestros principales aliados al conocer a la persona mayor o dependiente que cuidaremos.

Ello permitirá que entendamos cuáles son sus auténticos requerimientos y los recursos con los que contamos para acompañarle y atenderle de forma efectiva.

Lo más recomendable es trazar un plan de acción que se adapte a la situación.

Ésto permitirá anticipar: qué podemos aportar y qué no, los medios necesarios para la labor y las personas que apoyarán el proceso.

 

2. Apóyate en los familiares

Conocer a los familiares cercanos de la persona mayor o dependiente es indispensable para establecer acuerdos sobre las funciones que desempeñarás en su cuidado.

Los familiares no dejan de ser responsables de la persona que recibe los cuidados.

Es por ésto, por lo que deben estar disponibles para ser contactadas por si se presenta una situación complicada o tener a la mano la información médica y objetos personales de la persona mayor o dependiente.

Una reunión con la familia será de mucha utilidad para aclarar expectativas, posibilidades y responsabilidades, así como evitar malentendidos innecesarios.

 

3. Contacta con los profesionales de la salud

El cuidador debe contar con la oportunidad de reunirse con los profesionales de la salud que atienden al adulto mayor o a la persona dependiente.

De ellos recibirá la información oportuna sobre su estado de salud y sus tratamientos, así como los impedimentos físicos o psíquicos que requieren atención especial.

actividades diarias para cuidar a personas mayores

 

4. Cuenta con una rutina diaria

Un adulto mayor necesitará de una rutina estructurada que le ayude a llevar su jornada con seguridad y confianza.

Los desbarajustes siempre les ocasionan confusión, cambios de humor y frustración lo que puede complicar su cuidado.

La recomendación es fijar los horarios de las actividades rutinarias, como por ejemplo:

El momento de ducharse, las comidas, la siesta y la hora de irse a dormir, y también el tiempo de ocio, las visitas y los paseos.

 

5. Anticípate a las contingencias

Un adulto mayor necesitará ayuda para realizar sus actividades diarias pero también requiere apoyo para fomentar su independencia en la medida que sea posible.

Todo dependerá de su estado de salud y edad.

Para ello es importante contar con las precauciones necesarias y los recursos que lo asistan de la mejor forma.

Por ejemplo:

En el baño es imprescindible instalar agarraderos, baldosas antideslizantes y tener a la mano un asiento para ducha.

En los pasillos, serán útiles los pasamanos y evitar las alfombras que puedan ocasionar caídas.

El mobiliario debe ser el necesario que permita el libre tránsito y sin obstáculos.

La televisión, el ordenador o el equipo de música deben estar a su alcance o contar con mandos a distancia.

 

6. Registra la administración de los medicamentos

Un adulto mayor consume en un día varios medicamentos por lo que su registro facilitará su administración y evitará confusiones así como el riesgo de duplicar la dosis.

Los medicamentos deben ser vigilados para evitar la automedicación.

 

7. Diseña una dieta equilibrada

En la tercera edad, las personas tienden a consumir menos alimentos y de un solo tipo, así como abusar de la ingesta de dieta líquida o carbohidratos.

Elaborar para ellos una dieta balanceada y que tenga las características requeridas para su estado de salud y tratamientos médicos ayudará en la prevención de riesgos y fortalecerá al adulto mayor física y psíquicamente.

 

8. Cuida el aseo personal y del espacio físico

Parte de la labor del cuidador es asegurar una buena higiene personal de la persona mayor o dependiente y del espacio físico en el que desarrolla sus actividades.

Ello permite prevenir enfermedades y fomenta hábitos saludables.

Aprende y actualízate sobre cómo cuidar a personas mayores

 

9. Promueve el mantenimiento físico y cognitivo

Las personas mayores tienden a moverse poco y a realizar actividades mentales que le exigen poco.

El cuidador puede promover la realización de actividades acordes con las características de la persona mayor o dependiente que posibiliten mantenerlo activo y saludable.

Dichas actividades pueden ser: una caminata diaria, gimnasia, juegos de memoria, trabajos manuales, terapia artística y diversos hobbies.

Otra forma de mantenerse activo cognitivamente es fomentar su socialización con familiares y amigos.

Ello les permitirá dar y recibir cariño, establecerse metas, intereses y un estilo de vida satisfactorio.

 

10. Aprende y actualízate sobre el cuidado de personas mayores o dependientes

En otro post hablamos de la importancia de formarse para cuidar de otros.

En España es necesario recibir la adecuada preparación si se quiere trabajar en el sector sociosanitario como cuidador profesional.

Para ello debe disponerse de un Certificado de Profesionalidad.

En el post Convertirse en cuidador profesional ¿sirves para ello? puedes indagar si realmente tienes lo que se requiere para desempeñarte en esta labor.

Del mismo modo, en el post Prepararse para cuidar a otros: los distintos perfiles del cuidador profesional explicamos más sobre las vías formativas para desempeñarse como cuidador en el sector sociosanitario.

Si lo que deseas es dedicarte a la Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes en Instituciones Sociales, para trabajar tanto en residencias o centros de día como en domicilios debes formarte para la obtención de un certificado de profesionalidad durante 370 horas de formación.

Para más información sobre el Curso gratuito de atención sociosanitaria en instituciones sociales visita el enlace:

Curso Gratuito Atención Sociosanitaria en Instituciones Sociales

Para efectuar Atención Sociosanitaria a Personas en el Domicilio también existe una capacitación para el empleo que otorga un certificado de profesionalidad dentro del Catálogo Nacional de cualificaciones profesionales con una duración de 480 horas.

Por último, para más información sobre el Curso gratuito de atención sociosanitaria a personas en domicilio:

Curso Gratuito Atención Sociosanitaria Ayuda a Domicilio

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

Nos gusta recibir vuestras opiniones, no dejes de compartir 😉

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Te ha parecido interesante? No dejes de compartirlo ;-)